El carnaval de Verín es uno de los más famosos de Galicia. Y su éxito se debe, en gran parte, a la celebración del jueves de comadres.

Los carnavales gallegos son, sin duda, una de las fiestas más emblemáticas de Galicia. Y de todos ellos, destaca el Carnaval de Verín y su famoso jueves de comadres.

¿Conocéis el jueves de comadres? Para quienes lo desconozcan, es un día marcado en el carnaval de diferentes lugares del norte de España. Y en el que las mujeres son las únicas protagonistas. Una noche dedicada por y para ellas. Aunque si los hombres quieren participar lo tienen muy fácil: tan sólo tienen que cambiarse de sexo por una noche.

Nosotros hemos querido trasportarnos a uno de los carnavales más populares de Galicia, donde el jueves de comadres se celebra por todo lo alto. Para ello, hemos volado hasta el carnaval de Verín. Y, algo más, hemos querido trasladarnos casi 20 años atrás. A la noche en la que empezó esta tradición. Y para ello, hemos tenido el placer de charlar con Mercedes Astorga. Precursora del jueves de comadres, y encargada de leer el pregón este carnaval 2018.

Mercedes nos remonta al año 1991, nos habla de un pueblo de Verín que ya desde entonces respiraba carnaval. Y nos habla de un grupo pequeño de mujeres que querían tener su propio espacio en esta celebración con la que habían crecido. Hablamos de unas 12 mujeres, frente a una cantidad de hombres muchísimo mayor. Y en este contexto, Mercedes Astorga y su grupo de colegas, decidieron impulsar una noche dedicada al público femenino: el jueves de comadres.Periódico 1996: carnaval de verín

La participación de las mujeres en esta fiesta era muy baja, así que los primeros pasos para organizar esta celebración no fueron del todo fáciles. Pero este grupo de vecinos de Verín se volcó en impulsar esta noche, organizando cenas a las que tan sólo podían acudir mujeres disfrazadas para disfrutar del carnaval, y otras actividades para fomentar la participación femenina durante esta noche de comadres.

La primera noche de comadres en tres palabras: nervios, emoción y alegría

Mercedes nos cuenta que aquella primera noche del jueves de comadres fue una suma de nervios, emoción y alegría. Los nervios, por la responsabilidad que suponía estar creando algo tan innovador y significativo para las mujeres en aquel momento. Emoción, por ser una noche importante en Verín y por conseguir hacer algo bonito dedicado a las mujeres, compañeras y amigas de la localidad. Y, por supuesto, la alegría: Mercedes asegura que Verín no puede entender el carnaval si no está lleno de felicidad, música, color y buena compañía.

Los años han pasado, y el trabajo de todas estas personas desde el año 91 (y de la Comisión de fiestas desde el año 96) no deja de ver recompensado todo su esfuerzo. El crecimiento del jueves de comadres ha sido espectacular. Y esta noche señalada del carnaval de Verín ha pasado de ser una fiesta en la que participaban escasos grupos de amigas, a convertirse en toda una celebración de masas.

El carnaval de Verín es una combinación perfecta de masificación y tradición

A pesar de su evidente transformación, Mercedes asegura que el carnaval de Verín todavía mantiene la esencia de sus orígenes. Aunque suene contradictorio, Verín entiende el carnaval como una mezcla de masificación e intimidad. Ya que, a pesar de ser una fiesta que reúne cada año a miles de personas, todavía se mantienen los grupos en los que perdura la identidad más pura del carnaval: visitar bodegas, cantar, reunirse con amigos y familia… Una fiesta por y para disfrutar de la vida, el color, y, sin duda, los seres queridos.

Por supuesto, otro de los elementos que no puede faltar en el carnaval, y más en los carnavales gallegos, es la gastronomía. El carnaval de Verín tiene ciertos platos que son obligatorios, Mercedes nos cuenta que el plato por excelencia para ella es el cocido, y la cacheira. Sin ellos no puede concebirse el carnaval de Verín. La pregonera tampoco olvida los dulces típicos de esta época del año: orejas, rosquillas, bica de nueces… Ella habla. Y nosotros no podemos dejar de trasladarnos a una escena en la que un grupo de gente disfruta de las fiestas entorno a una mesa llena de dulces, bebidas y ganas de disfrutar del carnaval.

En este carnaval: el respeto como insignia

La alegría, la buena compañía, la gastronomía, el color, la música… Todos estos elementos son los que conforman esta celebración. Y Mercedes Astorga nos recuerda un elemento más. Un elemento de la personalidad que quiso darse en el 91 al jueves de comadres y que ella considera primordial seguir impulsándolo en nuestros días: Respeto.

“Que se mantenga la auténtica esencia del carnaval, que es participar en una fiesta en compañía de amigos. Disfrutar. Y para ello el respeto debe ser mutuo y estar presente en todo momento”

 

Ha sido un placer para nosotros entrevistar a esta inspiradora mujer. Responsable de crear una noche dedicada por y para las mujeres y conseguir que se convirtiese en una fiesta multitudinaria.

Larga vida al jueves de comadres, y a todo lo que representa:

“A miña praza, cigarróns, capuchóns e fariña” 

 

 ¡Y qué viva el carnaval de Verín!